Acontecimiento bueno para la Iglesia

Imagen

Algo bueno le ha llegado a la iglesia, (aclaro y confieso que soy una persona que cree en Dios pero que no comparto con muchas acciones que comete el vaticano), pero decidí informarme sobre el nuevo papa Francisco ya que me genero curiosidad saber sobre el acontecimiento del año y me he llevado una grata sorpresa. Ya que este personaje ha roto las reglas lujosas que han llevado algunos papas, ha mostrado ser una persona humilde, sencilla un buen ejemplo de Jesucristo pues recordemos que él no tenía mucho, no tenía lujos simplemente un corazón grande y una palabra hermosa que compartir.

Su predecesor mostró una cantidad de lujos que iba en contra de lo que Jesucristo predico, leyendo en algunos artículos de periódicos y revistas encontré un exorbitante lujo que Benedicto XVI se dio, para dar una la misa de Campo marte; compro un cáliz de oro,  plata y bronce por un valor de 1750 dólares; toallas y sabanas “de marca” bordadas especialmente para él, y una botella de vino de 175 dólares que fue la bebida de su almuerzo además 400 piezas de porcelana francesa exclusivas para él.

En esta visita a Sao Pablo, Brasil, se gasto la suma de 10 millones de dólares, este presupuesto cubrió: los gastos de seguridad del Pontífice, las ambulancias, puestos de salud y los hospitales para su comitiva, y diversas obras y reformas realizadas en los lugares donde el Papa hospedo o visito, creo que eso fue algo exagerado ya que con esa suma de dinero se puede recorrer el mundo haciendo donativos a gente que se lo merece. A demás al comparar el Trono que uso durante su Papado algo extravagante con la pobreza, miseria y problemas que tiene el mundo.

Bueno creo que con este pequeña muestra de lujos, se tiene para hablar sobre la misión que hacia ya que ¿Era darse lujos? O ¿Manejar la Iglesia y ayudar a los necesitados?, en fin, solo Benedicto XVI y Dios sabe que intensiones tenia. Pero ya dejare de criticarlo ahora les hablare de las obras que hizo que me llamaron la atención, algo positivo fue unir la ciencia y la religión, donar los derechos de autor de su libro, con el fin de financiar el “Premio Ratzinger” y el nobel de la teología, al cual está dotado con 50 millones de euros, para financiar investigaciones.

Pasando el capítulo y enfocándome en el Papa Francisco, puedo comentarles que me he asombrado con los cambios drásticos que ha hecho en el vaticano, pues ha cambiado el lujoso Trono por una sencilla silla de cedro, ha dejado los lujosos hábitos para usas su humilde sotana, y ha roto con los protocolos para dirigirse a saludar a los fieles y sobretodo los enfermos y ha hecho de la sencillez la cercanía y humildad señas de su identidad.

También ha que recordar las lindas palabras que dirigió a unos periodistas donde dijo “Como me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres”. Con esas palabras ha dicho mucho, muestra que la humanidad puede llegar a ser justa, ojala que mantenga siempre la humildad y sencillez que hasta ahora lo ha caracterizado, pues hasta el momento es un gran cambio positivo que veo en una iglesia donde ahora la abarcan muchos problemas como los abusos infantiles, exorbitantes lujos y que por estos y otros problemas que ha caracterizado a la iglesia, muchas personas han dejado de creer y han comenzado a pensar que la conciencia de la gente cada vez está empeorando.

Fernando Vargas.

Muestra de fe o muestra de arrogancia.

Image

Ya llega semana santa y con esto se asoman las “muestras de fe”, aunque algunas son un poco inhumanas pero en cuestiones de religión y creencias se ha visto muchas cosas. Observando algo cerca de nuestra Barranquilla, encontramos los flagelantes de Santo Tomas donde hace 200 años se vive una devota tradición vivida por creyentes que lo practican esperando recibir a cambio una promesa.

El método es muy sencillo se tiene un trayecto de 1.3 kilómetros y por cada paso que se da te debes flagelar con un látigo que tiene en su extremo siete bolas de cera, causando gran dolor y maltrato físico en el cuerpo del flagelante; a medida que se llega a la etapa final se va destapando algo una muestra vil de arrogancia y esto es algo que en mi genera repudio. No entiendo a la gente que va a allá con el fin de “entretenerse”, tomando fotos, grabando vídeos montando un circo al paso firme y doloroso de los flagelantes, disfrutando de una forma tan inhumana, descabellada e hipócrita del dolor ajeno, de las creencias, los motivos y de la devoción que tienen dichos personajes en su recorrido.

En muestras como esta que ocurre cada semana santa nos damos cuenta de que poco a poco la decadencia de nuestra sociedad, de la cultura, de la conciencia, de nuestra de la capacidad de morbo y lo hipócrita que llega a ser nuestra sociedad.

Pero sin embargo, los flagelantes muestran ese amor incondicional que tienen por su familia o por los motivos que los llevan a generar tal espectáculo.

Fernando Vargas.