Noches húmedas

 

 

Imagen

Era una de esas noches frías con lluvia.Ella estaba en su casa abrigada por el fuego de la chimenea, sentada en la ventana observando el panorama de  esa noche desolada, esperando a que su galán llegara. 

Sentada en su ventana con una ropa ligera, no llevaba pantalón, solamente una camisa de su amando a medio abotonar, y un atrevido pero, sensual panty con encajes de color rojo para avivar los colores de la noche, en su cara demostraba impaciencia pues quería que su enamorado llegara a verla, ya que se sentía excitada cuando él la miraba de una forma pervertida.

Fueron pasando los minutos de tortuosa espera y en su mente, rondaban pensamientos salvajes, atrevidos, pervertidos que quería realizar esa persona que ella deseaba. De tanto imaginar su cuerpo comenzó a sudar pues lo que imaginaba poco a poco lo comenzó a sentir, a sentir lo que en su mente rondaba…

Ya de tanto desespero sus traviesas manos cobraron vida, ya no respondían a su dueña y comenzaron a surcar su piel y recorrer cada milímetro de su majestuoso cuerpo, acariciando una su cuello delicado y exquisito, y la otra rozaba los linderos de su cuerpo atravesando su perfecta silueta, recorriendo su estrecha cintura y llegando a los linderos  de su traviesa prenda. Su cuerpo respondió a las acciones y,  comenzó a sudar, a contraer los músculos, a respirar agitadamente y emitir sonidos y suspiros de placer.

Cada vez más excitada sus manos suben rápidas y fuertes a tomar sus hermosos senos, las dos joyas de su cuerpo, los aprietan fuerte, haciendo que en sus piernas siente el calienten y sus partes íntimas rompan las fuentes del placer y broten de ellas sus preciados jugos.

La mano izquierda la menos pervertida se queda en su seno derecho, acariciando su pezón con sus dedos índice y pulgar jugando atrevida y brutalmente con él, haciendo círculos, dando leves pellizcos y tomándolo todo en su mano, apretando para dar olas de erotismo y de placer a su cuerpo, mientras, la mano derecha la más pervertida, va abriéndose paso por su estómago avanzando como una fiera por su presa, cautelosa y muy peligrosa… Atraviesa su abdomen lugar donde a su paso provoca leves movimientos y profundas exhalaciones de placer, se acerca a su presa nota que el lugar se calienta. Su mano acaricia su vulva y su panti ya mojado le estorba, juega con sus labios tocando suavemente el valle que se forma.

Su cuerpo sede tras las ganas, las ganas de introducir el dedo en sus entrañas. Para así terminar de calentar su noche húmeda y fría, ya que su amado no había llegado.

 

Historia producto de mi pervertida imaginación, cualquier parecido con la realidad es coincidencia.

 Fernando  Vargas.

 

Anuncios

Paraíso de letras

 Paraíso de letras

He encontrado un paraíso,
uno de miles de palabras,
millones de emociones,
e infinidad de lugares.

Lugar donde se refugia
el rico y el pobre,
el enfermo y el sano,
el santo y el mundano.

Libros antiguos
con olores añejos
que nos muestran los trayectos
y nos harán llegar a viejos.

Un paraíso para niños, jóvenes y viejos.

Fernando Vargas

Días de soledad

Imagen

Todos sabemos sobre esto, algún día ha sido así. En mi caso hoy fue un día de estos… Donde  despertamos con deseos de  hacer cosas, de pasar tiempo con tus amigos, de disfrutar al máximo toditos los 864 segundos que tiene un hermoso día, pero sucede algo minino como que esa persona que quieres no está a tu lado, o que cuando diriges la palabra a alguien esa persona no responde como tu esperabas, estar lejos de tu familia, o cruzas con alguien insoportable, ves por la ventana de tu cuarto y encuentras un día oscuro; y por pequeñas acciones como estas se va forjando un día de malas vibras, donde se cambia esa exorbitante energía positiva, por una carga negativa gigante sobre tus hombros, que cambia tu forma de ser, tu forma de mirar y te quitan las ganas de sonreír, te cambia la forma de respirar.

Tal vez no sales de casa, tal vez no hablas con nadie, solo quieres pasar el momento bajo cuatro paredes, algo de música,  y esperando ese rayo de luz que atraviese esas espesas nubes oscuras e ilumine tu día, tal vez en tu espera se salen algunas lágrimas pero ellas se encargan de sanar de eliminar los sentimientos y hacer la espera algo diferente un tanto triste y amarga.

En algunos casos la espera da frutos, aparece ese rayo de luz, a veces   es una persona  especial  que disfrutas haciéndola sonreír, esa persona por la cual harías lo que fuera por ver en su rostro una linda sonrisa que ilumine tu día, una persona que con su voz ahuyente los fantasmas de la soledad que nos atormentan.

En otras ocasiones ese rayo de luz que te ayuda a iluminar tu día es esa persona desconocida de buen corazón que ve tu cara y enérgicamente te pregunta ¿Qué te pasa, te sientes bien?, solo esas seis palabras ayudan a sentirse mejor, ya que vives en un mundo indiferente, donde las personas se olvidan del prójimo, pero que siempre encontramos esas personas de buen corazón que te ayudan a sentir mejor.

Pero lo bueno de los días así, es que al final en la noche cuando estas nuevamente en tu cuarto ese lugar de paredes blancas y solitario, las energías positivas vuelven comienzas a sonreír como un loco demente, escuchas música y comienzas a saltar bailando de una manera peculiar como si fuéramos niños haciendo los bailes más locos jamas pensados, tal vez comienzas a cantar a tararear las canciones pero resultamos al final del día liberando la energía negativa y recibiendo toda esa energía positiva con la cual afrontaremos la nueva semana, los nuevos retos, las acciones, los colores, los sabores, esperando disfrutar al máximo de una linda semana.

Feliz semana para todos, que disfruten y que vivan cada día como si fuera el último de su vida.

Fernando Vargas.